logo tauro

Ser autónomo: ventajas e inconvenientes

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La mejor newsletter para autónomos

Como cualquier decisión tomada en nuestra vida, ser autónomo en España también tiene sus ventajas e inconvenientes.

La pandemia trajo consigo toda una revolución tecnológica que cambió la mentalidad de muchas personas que se vieron abocadas al paro o percibieron la posibilidad de aumentar sus ingresos con otros puestos de trabajo desde cualquier zona geográfica.

Pero claro, no te haces autónomo de la noche a la mañana. Antes de darse de alta como autónomo, debes conocer a qué vas a hacer frente. 

Por ese mismo motivo, queremos aclarar los pros y contras de ser autónomo. Después, podrás tomar la decisión correcta sabiendo que tienes toda la información a tu alcance.

Autónomo, Bienvenido a tu Programa de Facturación
¿Eres autónomo y no sabes aún los beneficios de los programas para hacer facturas?
Ver Artículo

Las ventajas de ser autónomo

El empleo por cuenta propia ha sido toda una salvación para personas que vieron peligrar su trabajo durante la pandemia o que no se atrevían a dar el paso y, finalmente, tomaron la vía de emprender como consecuencia de no lograr trabajar para otras empresas.

Y así lo demuestra el refrán: “Renovarse o morir”.

Comenzamos con las ventajas principales de ser autónomo.

Eres tu propio jefe 

Cuántas veces habremos escuchado la frase de ser tu propio jefe. Y lo cierto es que es una de los beneficios principales de ser autónomo.

Tú y sólo tú escoges con quién quieres trabajar y con quién no. Tomar las riendas de tu negocio implica crear una propia cartera de clientes que te permite trabajar en aquellos proyectos en los que crees y puedes aportar gran valor.

Olvídate de afrontar órdenes con las que no estás de acuerdo o lidiar con clientes que no te aportarán ningún beneficio. Ya no estará dentro de tus funciones.

¿Tu jefe no paraba de controlarte? Eso se acabó. Eres libre de organizarte como quieras y dar prioridad a las tareas que tú consideres relevantes.

Puedes gestionar tu horario

Trabajando por cuenta ajena, tu rutina estará muy marcada por un horario impuesto. De forma general, sabes cuando entras pero no siempre a qué hora sales. Vamos que cuando quieres ya te has plantado en tu casa a las 20:00h y sientes que no has podido aprovechar el día.

Como autónomo, no tendrás este problema. Tú decides tu horario: a qué hora te levantas, número de horas trabajadas, cuando libras, etc.

¿Por qué vas a madrugar si eres más productivo por la noche? No todos trabajamos de la misma manera ni somos más productivos en las primeras horas de la mañana.

Ahora, puedes decidir. ¿Prefieres madrugar porque rindes mejor? Madruga.

Oye, yo prefiero aprovechar la mañana para hacer gestiones personales y trabajar por la tarde-noche. Pues igual de válido es.

Con una buena organización de tu tiempo, puedes tomarte vacaciones cuando lo consideres y así aprovechar a hacer planes que antes ni siquiera podías plantearte.

No solo podrás gestionar tu horario, si no trabajar desde cualquier ubicación. Así es como ha surgido un nuevo concepto en los últimos años: nómada digital. Muchos autónomos solo requieren de internet para vender sus servicios y trabajar desde cualquier parte del mundo viajando.

Puedes ganar más dinero que con una nómina

Trabajar por cuenta ajena limita los ingresos que puedes generar. Vale sí, podrás ganar más dinero si asciendes en tu trabajo u obtienes mejores prestaciones al cambiarte a otra empresa. 

Pero, el salario mensual recibido siempre será el mismo. Tienes un contrato que estipula que obtendrás  “x” dinero al mes y ya está. No importa si trabajas más, el importe será exactamente el mismo.

Trabajando por cuenta propia no tienes límites de ingresos. Todo dependerá de ti. Tu ambición no tiene límites.

No obstante, puedes emprender poco a poco sin tener que dejar tu puesto actual de trabajo. Las facturas no se pagan solas y no hay necesidad de sentirse atado.

Así que, si quieres crear tu propio negocio y al mismo tiempo seguir trabajando por cuenta ajena en un primer momento, tendrás otros beneficios asociados a la pluriactividad.

Puedes aprovechar los beneficios fiscales

Cualquier gasto relacionado con tu negocio, tendrás la posibilidad de desgravar el 21% del IVA, ya sea material de oficina, transporte o cualquier herramienta imprescindible para desarrollar tu actividad.

📻 #InfoProckett: también puedes desgravar gastos en el IRPF, como la cuota de autónomos, libros, cursos o suscripciones relativas a tu actividad, página web, entre otros.

Respecto al IRPF, los autónomos que se han dado de alta por primera vez, tendrán un porcentaje reducido del 7% durante el año que se han dado de alta y los dos siguientes ejercicios.

Y lo que más te va a gustar: la tarifa plana para autónomos. ¿En qué consiste? Una reducción de la cuota de pago a la Seguridad Social durante el primer y segundo ejercicio que puede incluso ampliarse un tercer año más si eres autónomo joven. Una medida para incentivar al emprendimiento y muy necesaria en el comienzo cuando apenas obtenemos beneficios.

Facilidad para darte de alta

Una duda frecuente que no dejamos de encontrar en Google es ¿ser autónomo o crear una sociedad? 

Cada uno tiene sus ventajas y todo depende del momento en el que te encuentres y tu situación económica.

El alta como autónomo no trae consigo la obligación de aportar un capital inicial como sí sucede con la creación de una sociedad. En este último caso, tendrás que disponer de 3.000,06 euros para comenzar tu actividad y pagar los costes de inscripción y constitución.

Siendo autónomo, tienes más facilidades para darte de alta. Ni capital inicial ni nada por el estilo. Es tan sencillo como presentar el modelo de alta en la Agencia Tributaria (presencial u online) y en el RETA y, desde ese mismo día, podrás poner en marcha tu negocio.

Tranquilidad, si quieres comenzar con una gestoría desde el principio para asegurar que cada trámite está completado sin errores, en Prockett te ofrecemos una tarifa mensual muy económica para realizar el alta con total seguridad.

No tienes límites para escalar en el ámbito profesional

Y otro punto valioso que no debemos olvidar, la capacidad de escalar en el ámbito profesional ya no tiene límites.

Como autónomo, podrás aspirar a desarrollar un negocio y hacerlo crecer hacia lo más alto. Eso sí, no te muevas solo por la pasión porque eso no te dará de comer.

Descubre un problema que existe en el mercado y qué solución puedes poner a ello. Fíjate que tienes alrededor, observa bien e incluso combinar ramas de distintos sectores puede proporcionarte una idea de negocio.

Aprovecha los conocimientos de tu campo y averigua qué necesidad no sé está cubriendo.

Si tu idea no está relacionada con los conocimientos que ya posees, no te preocupes. Fórmate en ese campo y crecerás en tu negocio poco a poco. 

Invertir en ti es lo que te permitirá obtener mayor ganancias. Recuérdalo.

hombre trabajando en oficina

Las desventajas de ser autónomo

Por supuesto, la parte negativa de este mundillo también existe. 

No todo es oro lo que reluce. A continuación, te mostramos las desventajas de trabajar por cuenta propia.

Eres el jefe, tu responsabilidad no es limitada

Ser autónomo o tener una sociedad difiere bastante en un punto: no existe responsabilidad limitada.

Así es, cualquier deuda que hayas contraído la pagarás con tu patrimonio.

Es más, si has contraído matrimonio en régimen de gananciales, tu cónyuge hará frente también a los cargos. Esto no sucederá si te has casado por separación de bienes.

Por tanto, antes de iniciar el proyecto, será mejor que hagas un repaso de tus cuentas y dispongas de un colchón amplio por si sucede cualquier inconveniente durante el camino.

La gestión del tiempo puede jugar en tu contra

Ojo con el tiempo. Saber gestionarse es otro punto que no debes perder de vista

Es un valor muy positivo si sabes cómo controlarlo. Pero puede haber personas que no lo lleven del todo bien y acaben trabajando más horas de las que echaban como empleado.

Recuerda que no has decidido elegir este trayecto para ser un esclavo de tu trabajo. Por tanto, fijarte un horario te permitirá conocer el número de horas trabajadas. De hecho, tienes herramientas digitales a tu alcance que te permiten conocer el tiempo destinado a cada tarea y saber donde se escapan más horas de las deseadas.

De lo contrario, mezclarás tu vida profesional y personal sin disfrutar de tu tiempo libre.

No hay salario fijo

Recibir tu nómina cada mes te garantiza seguridad, ¿no es así? Las preocupaciones no son las mismas que sufre un autónomo ya que el importe siempre es fijo. 

Por otro lado, como trabajador por cuenta propia los ingresos varían de un mes a otro y dependerá de cuántos servicios o productos hayas vendido en ese mismo periodo.

Existe la posibilidad de ingresar mucho en unos meses y no tanto en otros. De nuevo, la pelota está en tu campo y solo depende de ti mantenerlo.

A pesar de no tener un sueldo fijo todos los meses, tu posibilidad de ingresos sigue siendo infinita.

Tienes mayor carga fiscal

En este punto existe una diferencia bastante grande.

Mientras que un asalariado recibe su salario neto en el banco sin tener que preocuparse de hacer cálculos de retenciones de IVA e IRPF, los autónomos deben incluirlo en cada factura y llevar un control de todo lo que emiten.

Entonces, las inquietudes de un empleado por cuenta ajena son prácticamente nulas y se resumen a su declaración anual de la renta.

Por el lado contrario, todo trabajador por cuenta propia tiene que lidiar con el IRPF y el IVA en cada factura emitida y presentar sus determinadas declaraciones en las fechas estipuladas.

Al comienzo de tu negocio, crear las facturas por tu cuenta quizás no te quite mucho tiempo, pero a medida que tienes más clientes, el tiempo es más limitado y no podrás dedicarles la atención que precisan si destinas la mayoría de tu tiempo a trámites de facturas y presupuestos.

Una vez que tu proyecto vaya como un cohete, adquirir un programa para hacer facturas será una solución perfecta para aumentar la eficiencia de tu trabajo y no incurrir en errores.

A todo esto, tienes que sumar la cuota de autónomos que pagas mes a mes. 

Por desgracia, la carga fiscal en España es superior a la de otros países europeos. En otros territorios, como Irlanda o Dinamarca, no existe el pago de dichas cuotas, sino que se paga al final de año en función de las ganancias obtenidas durante el ejercicio.

No obstante, como hemos nombrado en apartados anteriores, tienes a tu disposición la tarifa plana para aprovechar, por lo menos, durante los dos primeros años de actividad.

Si no te lo dice tu gestor, te lo contamos nosotros. Cuando alcances una cifra neta anual considerable, más o menos en un rango de 40.000-45.000 euros, olvídate de ser autónomo y crea tu sociedad. Los impuestos a pagar serán inferiores.

gestion impuestos

Tienes que ganarte a los clientes

Nadie va a venir a rescatarte y regalarte clientes.

Mandar emails a puerta fría, tener presencia online, hacerse notar, son puntos clave para darte a conocer con tu público objetivo. Averigua dónde están y ataca sus puntos de dolor. 

Al principio eres totalmente desconocido para ellos. Por eso, tienen que saber cómo puedes ayudarles.

Tropezarás varias veces por el camino, pero volverás a levantarte y aprenderás de los errores cometidos anteriores para reforzarte.

El esfuerzo requerido será el doble y tendrás que estar dispuesto a poner toda la carne en el asador. No solo consiste en la búsqueda constante de clientes, si no saber cómo mejorar tu servicio, administrar tu negocio y presentar declaraciones a Hacienda, entre otras funciones.

Cuando consigas notoriedad en tu sector, todo cambiará y serán ellos los que vendrán en busca de tu servicio. 

Si ofreces un servicio o producto con una calidad innegable, los clientes te recomendarán y se expandirá la voz hasta convertirte en un super autónomo.

Como has podido comprobar, un camino duro pero muy enriquecedor donde la formación constante será la clave para adaptarse al cambio y ofrecer siempre la mejor calidad.

Una vez llegado a este punto, podrás delegar aquellas tareas rutinarias que apenas te aportan valor en una herramienta de gestión como Prockett para llegar aún más lejos de lo que pensabas.

Valora este post si te ha gustado

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Loading…

Quiero seguir leyendo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La mejor newsletter para autónomos

La mejor newsletter para mentes inquietas. Recibirás semanalmente reflexiones, curiosidades y anécdotas personales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Comparte si te ha gustado. Nos ayudas mucho ♥

Contactar