logo tauro

Impuesto sobre Sociedades en España – Definición, características y funciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La mejor newsletter para autónomos

Constituirse como una sociedad, implica más que ir a firmar unas simples actas. 

La fiscalidad es toda una asignatura obligatoria que no puedes dejar escapar ni un solo segundo. Y, aunque acabes contratando los servicios de una gestoría, será necesario que entiendas cómo funciona el sistema.

Entre los nuevos conceptos que debes conocer, se sitúa el Impuesto sobre Sociedades. Un tributo directo y de obligado cumplimiento para las empresas y entidades jurídicas que operan en España.A continuación, te explicamos con todo tipo de detalle sus características, funciones y quiénes están (y no) obligados a presentarlo.

Gestiona y administra tu negocio de forma segura
¿Qué es una Aplicación de Gestión de Facturas?
Ver artículo

Características del Impuesto de Sociedades

El Impuesto de Sociedades funciona a nivel estatal y se rige por la Ley 27/2014 con una serie de características que aclaramos a continuación:

Carácter directo

Es un gravamen de carácter directo porque grava, valga la redundancia, a la renta obtenida por parte de la entidad, reflejando así la capacidad económica de dicha empresa.

Carácter personal

Actúa sobre una determinada persona, en concreto, hablamos de una persona jurídica.

Carácter proporcional

¿Por qué es proporcional? En la mayoría de los casos, se aplica siempre el tipo de gravamen general, un 25%.

Es cierto que existen excepciones aplicadas a las entidades sin ánimo de lucro, pensiones o las empresas de nueva creación, entre otras.

Si acabas de constituirte como empresa, debes saber que el tipo reducido se sitúa en el 10% durante los dos primeros ejercicios. Este nuevo gravamen aplicado se aprobó con los Presupuestos Generales del Estado de 2022.

Los tipos impositivos aplicados a País Vasco y Navarra se rigen por una ley diferente, pero en resumidas cuentas el gravamen es prácticamente el mismo.

Canarias también tiene su caso particular, donde tributan sólo por un 4%.

Carácter periódico

Es un gravamen periódico que las empresas deben efectuar en cada ejercicio económico, es decir, al igual que el año natural con sus 12 meses cuyo período finaliza el 31 de diciembre.

¿Cuándo se paga el Impuesto sobre Sociedades?

Se paga en el primer, segundo y tercer trimestre del año a través de pagos fraccionados que se efectúan con la presentación del modelo 202. Deberás presentarlo si generaste ingresos en el ejercicio anterior declarado con el modelo 200.

Para saber cuándo presentar el modelo anual, tienes que hacer el cálculo de 6 meses tras haber cerrado el periodo impositivo del ejercicio. Siempre que corresponda con el año natural, se presentará entre los días 1 y 25 de julio de cada año.

De hecho, estarás obligado a presentarlo aunque en el ejercicio anterior no hayas obtenido rendimientos o no hayas desarrollado tu actividad.

También podrás encontrar los modelos 222 (trimestral) y 220 (anual) referidos a declaraciones específicas para sociedades que tributan por el régimen de consolidación fiscal.

De forma esquematizada, este es el calendario fiscal del IS que tienen las empresas :

  • Pago uno: del 1 al 20 de abril.
  • Pago dos: del 1 al 20 de octubre.
  • Pago tres: del 1 al 20 de diciembre.

Recuerda este dato: las declaraciones solo se presentarán por la vía online en la web oficial de la Agencia Tributaria a través de un certificado digital. 

¿Cuánto se paga por el Impuesto sobre Sociedades en 2022? Tipos de gravamen

El tipo impositivo general que grava la renta de las sociedades es un 25%, pero existen casos alternos con gravámenes especiales:

  • Un tipo impositivo del 30% para las entidades bancarias y empresas dedicadas a la exploración, investigación y explotación de yacimientos de hidrocarburos y otras actividades que figuran en la Ley 34 /1998.
  • Tributarán por un 20% las cooperativas fiscales protegidas. No obstante, los resultados extra-corporativos lo harán por un 25%.
  • Las entidades sin ánimo de lucro que aplican el régimen fiscal previsto en la Ley 49/2002 tendrán un gravamen del 10%. Del mismo modo, las empresas de nueva creación durante los dos primeros años de actividad.
  • Un 4% para las Entidades de la Zona Especial Canaria.
  • El 1% está destinado para las sociedades y fondos de inversión inmobiliaria, SICAV, fondos de inversión de carácter financiero y fondo de regulación del mercado hipotecario.
  • Por último, los fondos de pensiones y las SOCIMI estarán exentos de pagar este impuesto.

📻#Info Prockett: Las SOCIMI (Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria) son entidades anónimas cuya actividad principal está orientada a la adquisición, promoción y rehabilitación de activos de naturaleza urbana para su arrendamiento.

De todos modos, puedes ver aquí todo el histórico del Impuesto sobre Sociedades aplicado desde el 2015 hasta el 2020 con sus regímenes especiales.

🤔 Artículo relacionado => Impuesto para PYMEs en 2022.

impuesto sobre sociedades

Exenciones totales en el Impuesto de Sociedades

Al igual que ocurre con los autónomos y el IRPF, las exenciones también se encuentran en este impuesto con sus respectivas peculiaridades.

Las entidades que están exentas de pagar el impuesto en su totalidad son los entes pertenecientes al sector público y las empresas que en el ejercicio anterior solo generasen pérdidas.

Entes que vertebran el sector público.

Con entes del sector público nos referimos al Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales, Agencias Estatales u organismos autónomos de carácter análogo, entre otros. Echa un vistazo al listado completo de las entidades que vertebran el sector público en este enlace.

Un punto aclaratorio: las rentas obtenidas de estas entidades no tributarán por el IS. Tampoco tienen la obligación de retener las rentas percibidas. Pero sí, practicarán retenciones sobre las rentas practicadas a terceros.

Caso particular: Empresas con pérdidas

Y, ¿si mi empresa solo ha ocasionado pérdidas?

En este caso particular, al cerrar el ejercicio con un resultado negativo, no es necesario presentar la declaración y, por tanto, no debes pagar el Impuesto sobre Sociedades

Es más, esas pérdidas se pueden compensar en años posteriores sin periodo de tiempo limitado.

Exenciones parciales en el Impuesto de Sociedades

Según la Ley 27/2014 (LIS), podemos diferenciar dos tipos de sociedades parcialmente exentas:

  • Las entidades, fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro. El pago del impuesto es voluntario, siempre que cumplan con los requisitos establecidos en el Título II de la Ley 49/2002 e informen a la Agencia Tributaria a través de la declaración del modelo 036.
  • Otras entidades e instituciones sin ánimo de lucro, colegios profesionales, asociaciones empresariales, sindicatos, entre otros, deberán tributar por el IS, aunque sus rentas están parcialmente exentas.

Deducciones y bonificaciones del Impuesto sobre Sociedades

En rasgos generales, existen las cuatro siguientes categorías de deducciones y bonificaciones fiscales sobre este impuesto.

  • Deducciones para incentivar la realización de determinadas actividades. Este tipo de deducción se aplica a actividades I+D+i, inversiones en producciones cinematográficas, empresas que fomenten la creación de empleo y otra en particular para trabajadores con discapacidad. 
  • Resto de deducciones y bonificaciones. En esta sección, se incluyen las deducciones para evitar la doble imposición internacional, es decir, no tributar los mismos beneficios dos veces. También se incluyen las bonificaciones por rentas obtenidas en Ceuta y Melilla que pueden alcanzar hasta el 50% si el domicilio de la sociedad se encuentra en dicho territorio.
  • Beneficios fiscales para las empresas residentes en Canarias
  • Incentivos fiscales para empresas de reducida dimensión

¿Cómo calcular el Impuesto sobre Sociedades en España? 

Como cualquier economía doméstica, la contabilidad de una empresa se compone de ingresos y gastos. 

Pues bien, el beneficio contable será el resultado de restar los ingresos menos los gastos. Hasta aquí todo correcto. 

Partiendo de este último dato obtenido, se realizan los ajustes necesarios al alza o baja según los criterios fiscales constituidos en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, puesto que no es lo mismo hablar de un ingreso contable que fiscal.

De aquí, obtendremos un determinado importe que se podrá compensar con las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. 

Aplicamos entonces el tipo impositivo correspondiente, por normal general será el 25%, a la base imponible calculada en el punto anterior para obtener la cuota íntegra.

A continuación, se efectúan las deducciones y bonificaciones que nos dará como resultado la cuota líquida.

Una novedad que se ha instaurado este año, es la bonificación del 40% (antes del 85%) aplicada a la parte de la cuota íntegra correspondiente a las rentas derivadas del arrendamiento de viviendas que cumplan con los requerimientos de aplicación de este régimen.

Para finalizar, se aplican las retenciones y pagos fraccionados para obtener la cuota diferencial, es decir, el importe que deberás pagar a Hacienda. Esta cifra podrá variar en base a intereses de demora, abono de deducciones de I+D+i o incrementos por pérdidas de beneficios fiscales en ejercicios anteriores.

En el caso de que la cifra obtenida alcance la cuota líquida mínima, La Administración devolverá la parte sobrante.

calculo cuota diferencial impuesto sociedades

Recaudación estatal en Impuesto de Sociedades

La recaudación estatal proveniente del Impuesto de Sociedades ha dado un giro drástico durante los últimos años.

Y por si fuera poco, arrastramos créditos fiscales acumulados desde la crisis financiera más las altas pérdidas ocasionadas por la pandemia desde 2020.

La cifra de recaudación se ha reducido de forma notoria con un desplome del 32,2% respecto al 2019.

Veamos una diferencia aún más destacada. Viajamos hasta el año 2007 donde se recaudó un importe de 44.823 millones de euros que nada tiene que ver con los 15.858 millones obtenidos en el pasado 2020. 

Es cierto que el importe de esta dimensiones se vio favorecido por el boom inmobiliario y es, poco o nada probable, que vayamos a recaudar un importe de tales características en los próximos años.

Eso sí, la cuantía actual dista mucho de lo que debería representar ahora mismo la recaudación del Impuesto de Sociedades en España, situándose en una cifra aproximada de 25.000 millones de euros.

Lo verdaderamente sorprendente es que la recaudación del IRPF se incrementó en un 7,5% los datos del 2020, alcanzando una recaudación de 94.500 millones de euros. Un importe bastante superior al IS.

recaudación estatal impuesto sociedades

Impuesto sobre Sociedades el resto de países de la OCDE

Extrapolando los datos hacia el resto de países de la OCDE, ¿qué conclusión podemos extraer?

Encontramos seis países dentro de la organización que superan el tipo impositivo establecido de España, como Francia (28,4%) o Australia (30%), cuatro en la misma situación y el resto de países aplican impuestos de menor importe a las entidades jurídicas.

Lo que sí sorprende, son los tipos impositivos implantados en países como Suiza, Hungría o Irlanda con porcentajes de 8%, 9% y 12,5% respectivamente.

De hecho, la OCDE y el G-20 plantean establecer un impuesto mínimo del 15% en términos globales para las sociedades y empresas a partir de 2023. ¿Qué supondría este cambio?

Según afirma esta institución, se pueden generar unos 150.000 millones de dólares adicionales en ingresos fiscales.

Reduciendo el Impuesto sobre Sociedades se atraería a más capital exterior y se evitarían las fugas de dinero a países con un porcentaje de impuestos bastante inferior.

Preguntas frecuentes sobre el Impuesto de Sociedades

¿Deben pagar el Impuesto de Sociedades los autónomos?

Los autónomos no tienen por qué pagar el Impuesto sobre Sociedades puesto que al ser personas físicas, tributan por el IRPF. En realidad, este colectivo está más perjudicado porque el gravamen varía si superan la cifra de 60.000 euros, mientras que una sociedad tiene un porcentaje proporcional, siempre pagará el 25% o, en su defecto, el que le corresponda si tiene un gravamen especial.

Por tanto, cuando un autónomo alcanza rentas altas, suele constituirse como una sociedad limitada o anónima.

¿Las sociedades deben presentar libros contables para el Impuesto sobre Sociedades?

Las personas jurídicas que tributen por el IS, estarán obligadas a llevar unos libros contables donde figuren todos los registros de las acciones cometidas:

  • Libro diario. Se compone de todas las operaciones realizadas.
  • Libro de inventarios y cuentas anuales.
  • Libro societario.


No los deseches una vez finalice el periodo. Deberás mantenerlos al menos hasta los 6 años siguientes.

Valora este post si te ha gustado

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Loading…

Quiero seguir leyendo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La mejor newsletter para autónomos

La mejor newsletter para mentes inquietas. Recibirás semanalmente reflexiones, curiosidades y anécdotas personales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Comparte si te ha gustado. Nos ayudas mucho ♥

Contactar