logo tauro

#11 | El riesgo de que yo te trate mal.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La mejor newsletter para autónomos

«Cuando un médico envía a un familiar enfermo a visitar a otro médico con más experiencia en el problema de salud que éste tiene, rara vez lo envía sin una recomendación: “va de mi parte”, o algo por el estilo. Estamos haciendo notar que es de la familia. Es amigo. Es algo más. Trátalo bien.

¿Significa que normalmente los médicos no tratamos como toca a la gente, que no les prestamos atención o que no tomamos en serio sus problemas? No, como ahora verás.«

Soy Carles García-Vitoria, médico y fundador de Tauro. Hoy quiero hablar del riesgo moral o de cómo en nuestra práctica diaria nos dejamos llevar por nuestra naturaleza, seamos magos, jueces o pintores. Si Sedación Consciente te ayuda a seguir creciendo, ayúdame reenviándoselo a un ser querido.

Te duele mucho una pierna, llevas un tiempo sintiendo un calambre que baja desde tu culo hasta el dedo gordo del pie, no te deja caminar bien y duermes muy mal. Te han dejado caer la palabra “ciática” varias veces y, asustado, has ido al centro de salud. Por fin te han hecho caso: te han recetado unas pastillas y el médico de atención primaria te pide una resonancia magnética.

Entras en mi consulta médica y, como especialista en dolor, te voy a atender. Te escucho, intento ponerme en tu lugar, te hago una exploración física en la camilla, reviso bien esa resonancia.

Mi cabeza está lista para proponerte una solución. Sorpresa, no te voy a tratar igual que me trataría a mí (baja la pistola).

Los médicos (como los vendedores, abogados, carpinteros o recepcionistas) no escapamos al llamado riesgo moral: en teoría, los individuos asumen en sus decisiones riesgos mayores cuando las posibles consecuencias negativas de sus actos no son asumidas por ellos, sino por un tercero.

Esa es la teoría. Aunque sea en un 0’1% de sus casos, un médico a lo largo de su carrera tomará decisiones algo arriesgadas: un nuevo tipo de técnica quirúrgica, una dosis de un fármaco algo diferente a la habitual, una prótesis nueva… Quizás sea un factor que nos hace avanzar -otro día hablamos de cómo avanzó la medicina “gracias” a las guerras, no estoy para atrocidades hoy-, quizás simplemente sea una más de las contradicciones que nos convierten en humanos.

Y este riesgo moral es más acusado cuando más asimétrica es la relación con tu médico. Me explico, prometo ser breve.

Información asimétrica: no podemos saber lo mismo

Visites a un médico o un concesionario de coches de segunda mano, normalmente partes con desventaja: es prácticamente imposible que sepas tanto como el médico sobre las posibles soluciones a tu problema (y los riesgos reales que entrañan), también es muy difícil que conozcas a la perfección cómo está la correa de distribución o el embrague del coche de segunda mano que te interesa.

Si “compras” su solución, asumes un riesgo, está claro. Y lo haces buscando un beneficio: mejorar tu salud -solucionar el problema que te lleva a la consulta- o no gastar tanto dinero en transporte -es más barato ese coche usado que su equivalente nuevo-.

También puede ocurrir al revés. Puede que la asimetría de la información te beneficie en algunos casos. Por ejemplo, cuando contratas un seguro para un coche que tiene 5 años. Tú sabes si tu hijo ha estado usando el embrague como si fuera una máquina de recreativos o si tu pareja tiene una extraña afición por derrapar en descampados. Contra eso las casas de seguros se suelen cubrir las espaldas subiendo precio a conductores jóvenes, por ejemplo.

¿Por qué es más difícil compensar la asimetría en medicina (y por ello escapar al riesgo moral)?

Si supieras exactamente lo mismo que tu médico, el riesgo moral se reduciría.

Pero, como norma general, quien vende sabe más que quien compra. El profesional que te hace la reforma sabe mejor que tú qué retrasos son previsibles, en qué partidas acabarás pagando más por ese material tan chulo. Igual que el médico tiene más formación, información y poder que el paciente en la mayoría de casos.

¿Y qué es lo que hace de tu salud un caso especial? En el campo de la medicina, la asimetría es mayor y más relevante por 3 motivos:

Porque un médico tiene más oportunidades de ver la misma enfermedad repetidas veces

Tú vas a padecer más de una enfermedad en tu vida y no podrás adquirir experiencia en todas ellas. No puedes atesorar experiencia en Hepatitis A, apendicitis y fracturas de muñeca porque es imposible que las sufras repetidas veces.

El cirujano que te va a operar de la muñeca las ve casi cada día. De hecho, existen nichos de licenciados en medicina y especializados en cirugía traumatológica que, además, son superespecialistas en fracturas de muñeca. Quizás no te sepan operar de un juanete, pero montan congresos internacionales para hablar de muñecas durante días y días. Por si fuera poco, internet ha hecho que puedan compartir sus resultados entre ellos fácilmente para que su nivel de finura sea mayor.

Cabe una excepción: solamente los pacientes con enfermedades crónicas (diabetes, necesidad de diálisis, etc) acaban estudiando y conociendo el problema y la forma de reaccionar de su cuerpo mejor que su propio médico. Así, un diabético acaba intuyendo qué día debe inyectarse algo más de insulina para compensar cierto tipo de atracón, entre muchas otras cosas.

Porque el mundo cambia cada día más rápidamente y la ciencia todavía lo nota más

El estado del arte, el conocimiento médico y las soluciones (técnicas quirúrgicas, medicación, otras terapias) avanzan muy rápido actualmente. En los últimos 40 años la medicina ha cambiado mucho más que las reformas del hogar. En medicina, es como si cada 2 años alguien inventara el equivalente al Pladur en la construcción de casas.

Si te partes la tibia derecha 3 veces en la vida -pongamos, a los 10, 35 y 50 años, te digo 2 cosas:

1) aprende a no caerte, porque no es normal.

2) probablemente cada vez te propondrán una solución ligeramente diferente (y en teoría mejor). La cirugía avanza mucho y también lo hace la industria que la acompaña, encargada de crear dispositivos más funcionales y concebir nuevos materiales con rendimientos alucinantes.

Porque el mundo cambia cada día más rápidamente y la ciencia todavía lo nota más

Como hemos visto, ante una situación en la que los 2 actores no tienen la misma información (asimetría), existen riesgos; uno es el riesgo moral. Pero hay más… y pueden ser más peligrosos.

En el caso de los médicos, quiero pensar que los pacientes están protegidos de un último riesgo: la selección adversa.

El concepto de selección adversa describe esa situación en la que, antes de firmar un contrato o pactar algo, la parte que tiene menos información es incapaz de distinguir la buena o mala calidad de lo que le ofrece la otra parte, porque no sabe lo suficiente.

Si vas a comprar una cámara de fotos profesional para tu hijo y no eres experto, puede que el vendedor acabe sacando partido de eso para colocarte un aparato que no ha podido vender a fotógrafos expertos, alegando motivos técnicos que a ti te convencen.

En una consulta, como decíamos, el paciente tiene menos información que el médico (asimetría) y éste PODRÍA ofrecerle peores calidades, “aprovechándose” de esta ignorancia:

  • En un sistema público en el que el médico gana lo mismo haga lo que haga, PODRÍA ofrecerle una terapia que le implique menos faena, realizarle una cirugía más simple que puede dejarle “más o menos” bien, derivarle a otro tipo de especialista para evitar tener que verte, alegar que esa patología no requiere mucho seguimiento…
  • Y, en el caso de médicos privados, ya te lo imaginas: PODRÍA ahorrar en calidades de suturas, podría venderle cirugías y retoques que no necesita, ahorrar en personal auxiliar en su clínica poniendo en riesgo tu salud…

Tu salvavidas

Lo que protege al paciente de esta práctica es, según mi criterio:

  • el carácter vocacional de la carrera y el posterior juramento Hipocrático.
  • el acceso universal a la información de calidad por parte de cualquier paciente.
  • el derecho del paciente a cambiar de médico en los sistemas públicos.
  • el derecho del paciente a disponer de su historial médico y trasladárselo a quien quiera, buscando segundas o terceras opiniones.
  • la interconexión de historias clínicas y trazabilidad de la información: una forma de que cualquier médico de un sistema de salud pueda acceder al historial de un paciente.

Si velamos por que se mantengan estas premisas sin volverlas estúpidas, seguiremos ganando la partida.

¿Qué ha pasado en Tauro?

  • Ya puedes probar el creador de webs de Tauro y publicar tu espacio web. Seguro que te gusta, accede con tu usuario o regístrate ahora aquí 🎨
  • El equipo de Tauro crece. Cristina Robles llega a la tripulación para aportar estrategia y energía en el área de Marketing. ¡Bienvenida, Cristina! 🏠

Valora este post si te ha gustado

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, promedio: 4,71 de 5)

Loading…

Quiero seguir leyendo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La mejor newsletter para autónomos

La mejor newsletter para mentes inquietas. Recibirás semanalmente reflexiones, curiosidades y anécdotas personales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Comparte si te ha gustado. Nos ayudas mucho ♥

Contactar